Por AMERICAN HEART ASSOCIATION NEWS

SPANISH 0130-News-Meal time_WP

Read in English

La hora del día en que se come y la frecuencia de las comidas pueden ayudar a tener un peso y un corazón saludables.

Según un informe científico de la American Heart Association publicado el miércoles, desayunar, evitar comer tarde por la noche y planificar las comidas cuidadosamente son hábitos que se asocian con un menor riesgo de enfermedad del corazón, enfermedades vasculares y ataque cerebral.

Sin embargo, estudios actuales no dictan cuál es la mejor estrategia.

“Hay evidencia contradictoria en cuanto a la frecuencia de las comidas”, dijo Marie-Pierre St-Onge, Ph.D., la presidenta del grupo de autores del reporte y profesora agregada de medicina nutricional de Columbia University en la Ciudad de Nueva York. Dijo que hay estudios que muestran el beneficio de ayunar intermitentemente, y comer comidas más pequeñas con más frecuencia en el transcurso del día.

Según el informe, ayunar cada dos días ayudó a personas perder peso a corto plazo, pero no se han investigado sus efectos a largo plazo. Y no hay garantía que ese tipo de ayuno sea sostenible.

“Puedo imaginar casos en que ayunar de forma intermitente puede producir efectos indeseados”, dijo Penny Kris-Etherton, Ph.D., R.D., una co-autora del informe y profesora de nutrición en Penn State University. Por ejemplo, dijoj, las personas que ayunan un día podrían comer el doble al día siguiente. También se preguntó qué pasaría si alguien que ayuna de forma habitual por períodos largos –como semanas e incluso meses— luego empezara a comer de forma regular todos los días.

Ya que no hay mucha información sobre cómo personas podrían practicar ayuno intermitente, Kris-Etherton advirtió que no se debe usar como una estrategia para perder peso o para mantener el peso hasta que se tenga más información.

También se ha determinado que comer con frecuencia reduce los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular, dijo St-Onge. Los resultados de un estudio de hombres mostraron que los que comían más de cuatro veces al día tenían un menor riesgo de obesidad quelos que comían tres veces o menos al día. Pero los hallazgos de otros estudios han indicado lo contrario, que los que que comen con más frecuencia tienen un mayor riesgo de aumentar de peso.

Puede ser que comer con frecuencia no sea práctico, dijo St-Onge.

“Si uno come cinco a seis comidas, es difícil crear una comida de una porción tan pequeña que no se esté comiendo de más en cada una de esas sesiones”, dijo.

Según el informe, cenar o comer botanas tarde por la noche tuvo un efecto dañino en el peso y la salud del corazón.

Según el reporte, ésto podría ser por los efectos de comer tan tarde sobre el reloj interno del cuerpo, que responde a los ritmos circadianos cuando metaboliza la comida y absorbe los nutrientes. Los ritmos circadianos también guían los ciclos de sueño y de vigilia. Hay evidencia nueva que muestra que el hígado y otros órganos tienen sus propios relojes que también afectan el metabolismo. Eso también podría explicar por qué las botanas y las comidas que se comen tarde por la noche son dañinas.

Por ejemplo, hay resultados de estudios en animales que sugieren que comer durante las horas que uno usualmente está dormido conllevó a aumento de peso, resistencia a la insulina y a inflamación, dijo St-Onge, pero eso no se ha visto en los humanos.

Los resultados de algunos estudios han mostrado el beneficio de desayunar todas las mañanas: puede ayudar a reducir la cantidad de comida que se come durante el día, y reducir el riesgo de desarrollar colesterol alto y presión arterial alta. Hay investigaciones que muestran que los que no desayunan tienden a ser obesos, ser diabéticos y no ingieren los nutrientes recomendados.

Pero los estudios de desayunos también han sido criticados recientemente. Reportes de medios de comunicación mostraron que los fabricantes de cereales Kellogg y General Mills, que según Hoovers son los dos fabricantes de cereales más grandes en Estados Unidos, subvencionaron algunas de las investigaciones. Eso pudo sesgar los resultados positivos sobre el beneficio del desayuno.

Se necesita más información para entender cómo el desayuno podría ayudar a las personas a controlar su peso.

Comprobar de forma definitiva los beneficios del desayuno requerirá más estudios directos, ya que mucha de la investigación se funda en estudios observacionales, dijo St-Onge.

“Hace sentido que comer más durante el día y menos por la noche es más saludable, pero los estudios no están disponibles”, dijo.

Independiente de las horas de las comidas, los autores del informen siguen recalcando el beneficio de una dieta que incluye frutas, vegetales, granos enteros, productos lácteos bajos en grasa, aves y pescados, y que limita el consumo de carne roja, sal, bebidas y comidas con azúcar agregada.

Tener la disposición correcta sobre los hábitos de comer y planificar con antelación pueden también afectar el peso y la salud, dijo St-Onge. Recomienda prestar mucha atención a las señales de hambre.