Por AMERICAN HEART ASSOCIATION NEWS

SPANISH 0607-Feature-Ped CPR_WP

Read in English

Según el autor principal de un estudio reciente que mostró que los niños hispanos y los afro-americanos tienden menos que los blancos a recibir RCP con respiración, se tienen que intensificar las iniciativas educacionales de RCP que dan transeúntes. Los resultados del informa indicaron que la RCP con compresiones y respiración boca a boca se vinculó con una tasa más alta de supervivencia a comparación con RCP solo con las manos o no darla.

La información indica que “mientras mucho de los esfuerzos de salud pública se han concentrado en RCP solo con las manos, creo que necesitamos recalcar que los niños necesitan RCP convencional—y que tienen mejores resultados [neurológicos]”, dijo Maryam Y. Naim, M.D., la autora principal y profesora agregada de medicina de cuidados críticos y pediatría en la Perelman School of Medicine de la University of Pennsylvania.

Durante la investigación —cuyos resultados se dieron a conocer el noviembre pasado– los autores analizaron los registros de 3.900 niños que habían tenido un paro cardíaco fuera del hospital, en sus hogares o en un lugar público entre 2013 y 2015. Un poco más de la mitad de los niños que se trasladan a un hospital por tener un paro cardíaco no reciben RCP de sus padres o de transeúntes.

Los datos que usaron son de un registro que recopila información sobre adultos y niños de más de dos docenas de estados. Aproximadamente el 60 por ciento de los participantes del estudio eran infantes, y aproximadamente 56 por ciento eran de raza blanca. Casi el 30 por ciento de ellos eran de raza afroamericana y casi el 12 por ciento eran hispanos.

Según los hallazgos del informe, transeúntes dieron RCP el 56 por ciento del tiempo cuando los niños que padecieron de un paro cardíaco eran de raza blanca. A comparación, la dieron aproximadamente 40 por ciento del tiempo cuando los niños eran afroamericanos e hispanos, o de otra raza o etnia. Los niños de por lo menos un año de edad y afroamericanos e hispanos tendían más a recibir RCP solo con compresiones que RCP convencional.

Naim, quien es una especialista en cuidados intensivos cardiológicos, en el Children’s Hospital de Philadelphia, dijo que las diferencias por raza y etnia le sorprendieron y que significa que es crítico que los profesionales de salud aumenten sus esfuerzos educativos en vecindarios hispanos y afroamericanos.

A pesar de que los vecindarios hispanos y afroamericanos tienen índices más altos de paro cardíaco más altos que los blancos, las personas en esas zonas tienden menos a recibir RCP de personas a su alrededor.

Según un informe de la American Heart Association, más de 350.000 estadounidenses tienen un paro cardíaco todos los años, y más de 7.000 de ellos son niños. La AHA recomienda que a los niños se le den primero las compresiones y luego que se le apliquen las técnicas de respiración.

SPANISH 0607-Feature-Ped CPR-SPAN_Graphic

Según estudios previos, solo aproximadamente un tercio de niños que tienen un paro cardíaco reciben RCP.

El número de niños que lo recibe ha aumentado, pero, “este, nuevamente, es un número muy bajo”, comentó Naim.

La investigadora dijo que ella y sus colegas analizarán la información con más profundidad para establecer patrones por ingresos, sectores rurales y urbanos, y regiones estatales.

El departamento de bomberos de la Ciudad de Okklahoma ofrece clases gratuitas de RCP. Los instructores repasan las técnicas básicas de RCP. También animan a los participantes a que den solo compresiones en el pecho si se sienten renuentes a dar la respiración boca a boca, dijo el mayor Derrick Kiel, un instructor de RCP certificado que trabaja en el departamento.

Kiel dijo que los otros instructores les reiteran a los participantes que la RCP convencional es la técnica preferida para niños.

“Si corregimos el problema de la respiración, por lo general también corregimos el paro completo”, dijo el bombero quien es también paramédico.

Joshua Koch, M.D., quien lleva muchos años ejerciendo medicina de cuidados críticos, dijo que se necesita más investigación sobre la RCP en niños. Aunque se ha sabido sobre las tasas de supervivencia, son importantes porque “sorprendentemente, eso no se ha mostrado en este grupo de paciente”.

Su mensaje a pediatras: animen a los papás a que aprendan la RCP convencional.

“Uno quiere estar preparado para rescatarlos si lo necesitan”, dijo Koch, quien lleva muchos años ejerciendo medicina de emergencia y quien es copresidente del comité de RCP en Children’s Health en Dallas.

La mayoría de los paros cardíacos ocurrieron en infantes. Los que recibieron solo RCP solo con las manos tuvieron un bajo índice de supervivencia similar a quienes no recibieron la técnica que puede salvar vidas.

En la mayoría de niños, la causa subyacente del paro cardíaco –que ocurre cuando para de latir el corazón— es un problema respiratorio causado por sofocación por una frazada y ahogo por comida. El evento tiendo a ocurrir en el hogar y puede que se desconozca por un tiempo.