Por AMERICAN HEART ASSOCIATION NEWS

0728-Feature-getfit_WP

Read in English

Después de superar dos ataques cerebrales, Tamika Quinn tuvo que cambiar completamente su estilo de vida para perder el exceso de peso que le quedaba después de dar a luz a su tercer hijo. Se concentró en comer comidas saludables para su corazón y limitar el tamaño de las porciones.

Hoy, Quinn, quien vive en Chesapeake, Virginia, recibe una dosis adicional de motivación por medio de Go Red Get Fit, una campaña en redes sociales impulsada por la American Heart Association y difundida por un grupo en Facebook para ayudar a mujeres en comunidades diversas a hacer cambios de salud que pueden convertirse en hábitos para toda la vida.

La campaña de un año patrocinada por Macy’s a nivel nacional se lanzó en marzo y planteó a mujeres el reto de registrar por lo menos 10.000 pasos al día y limitar el consumo de azúcar agregada a 24 gramos diarios. En junio, se animó a las participantes agregar 30 minutos al día de ejercicio cardio, por lo menos cinco días por semana, y siempre optar por agua en lugar de bebidas azucaradas.

A partir de septiembre, se retará a las participantes agregar a los desafíos anteriores él de limitar el consumo de sodio a menos de mil quinientos miligramos diarios.

En promedio, las mujeres en Estados Unidos mayores de 20 años de edad, consumen 3.000 miligramos de sodio al día, el doble del límite superior que recomienda la American Heart Association para una salud cardiovascular ideal. Esas cifras son más altas para mujeres en comunidades afroamericanas, asiáticas e hispanas.

La reducción de la cantidad de sal en la dieta es importante para el corazón porque hay evidencia contundente que vincula el consumo excesivo de sodio a la presión arterial alta, que aumenta el riesgo de infartos, ataques cerebrales y enfermedades renales.

Quinn, quien tiene 41 años, ya ha visto los resultados de sus esfuerzos, habiendo perdido seis libras en el primer trimestre.

“Estoy contenta por eso, tomo fotos de la báscula y hago públicos mis resultados”, dijo.

Quinn tenía 27 años cuando sufrió dos ataques cerebrales. A pesar de que su familia tenía un historial de presión arterial alta, los médicos le dijeron que la presión arterial alta que le apareció durante su embarazo se le desaparecería cuando naciera su hija.

No fue así.

Diez días después, Quinn fue a la sala de emergencia con un dolor de cabeza terrible y se le diagnosticó un ataque cerebral hemorrágico, o ataque cerebral que ocurre cuando un vaso sanguíneo debilitado se rompe y sangra en el cerebro a su alrededor. Sufrió un segundo ataque pocos días después y Quinn se pasó los siguientes meses recuperando su capacidad de caminar y hablar. Sigue lidiando con pérdida de memoria a corto y largo plazo y pérdida de movimiento muscular.

Quinn se empeñó en perder un poco del peso que había ganado, pero se tomó sus esfuerzos más en serio después de que a su hija Cashara fue diagnosticada con obesidad y colesterol muy alto y remitida a un cardiólogo pediátrico. Las dos tomaron en clases de nutrición en un hospital local y cambiaron su vida radicalmente, cambiando la dieta, reduciendo las porciones e integrando más ejercicio.

Los esfuerzos dieron resultados. Quinn pasó de una talla 16 a una talla ocho. Aún necesita medicamento para controlar su presión arterial, pero sus médicos han podido eliminar dos o tres de sus medicamentos debido a los cambios que he hecho.

Cashara también cambió por completo su salud.

“Mi hija está en la mejor condición de su vida,” indicó. “Se ha transformado completamente físicamente, y por instinto toma decisiones fabulosas de alimentación.”

Quinn dijo que Go Red Get Fit ofrece una inspiración adicional en sus esfuerzos por ser saludable.

“Por haber casi perdido la vida, sé cuál es su valor”, comentó. “Quiero seguir adelante y vivir la mejor vida que puedo”.

Quinn dijo que la campaña Go Red Get Fit le ha ayudado a conectarse con nuevas amistades en su comunidad para hacer clases de ejercicio y a valerse de la inspiración de otros participantes a nivel nacional.

“Veía videos en casa, pero el grupo realmente ayuda con la responsabilidad”, comentó.

El factor comunitario de Go Red Get Fit provee un valioso sistema de apoyo para muchas mujeres, dijo Alice Benjamin, una enfermera registrada en Los Ángeles especializada en enfermería clínica cardíaca, a quien se conoce como Enfermera Alice.

“A veces eres la única persona en tu grupo social que quiere comer saludablemente y hacer ejercicio, y por cuestiones de cultura o grupo de pares, a veces apagamos el empuje que tenemos para ser más saludables”, dijo Enfermera Alice, presidenta del equipo de trabajo de asuntos multiculturales de la AHA para los estados Occidentales. “Go Red Go Fit provee una comunidad en línea donde puedes hacer preguntas y escuchar otras historias de éxito y conocer las ideas de mujeres similares”.

Enfermera Alice dijo que el acceso a peritos provee un foro importante para obtener información.

“Como enfermera, cuando un paciente está en el hospital, hay tanto que hacer que no es siempre el mejor momento para que alguien reciba información”, dijo. “Esta campaña les permite obtener información en la comodidad de su hogar, cuando quieren, las veinticuatro horas al día, cuando están listos para recibirla”.

Enfermera Alice agregó que el reto de Go Red Get Fit ofrece a las mujeres maneras fáciles de incorporar el ejercicio donde estén y sin importar su horario.

“Hay mucha gente que dice ‘no tengo treinta minutos para hacer ejercicio’”, dijo. “Si ese es el caso, toma diez minutos tres veces al día. Come el almuerzo, pero luego pasa diez minutos caminando en tu edificio, o haz sentadillas en tu escritorio durante un descanso”.

El animar a los participantes a optar por tomar agua también es importante para reducir calorías y azúcar adicionales.

“A mí también me gusta un buen Starbucks, pero con demasiada frecuencia consumimos calorías sin pensar, sin darnos cuenta”, dijo Enfermera Alice. “La opción más saludable es el agua”.

Quinn dice que nota una gran diferencia cuando opta por agua.

“Uno simplemente se siente más despierto y con más vida cuando toma suficiente agua”, dijo.