Por AMERICAN HEART ASSOCIATION NEWS

SPANISH 0603-News-Death_WP

Read in English

Por primera vez en una década, en 2015 aumentó un poco el índice de mortalidad general de los estadounidenses, después de ajustar las distribución de edades; y, las cifras preliminares del gobierno federal muestran que las muertes por enfermedad cardíaca se han nivelado.

Las cifras presentadas esta semana por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC por sus siglas en inglés) muestran que, después de dos décadas de disminución, la tasa de mortalidad por enfermedad cardíaca, causa principal de muertes en el país, no disminuyó.

Según estadísticas del Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los CDC para 2015, la tasa general de mortalidad, cantidad de fallecimientos por cada cien mil estadounidenses, aumentó de 723.2 en 2014 a 729.5. Las tasas de mortalidad del informe se ajustaron de acuerdo a la distribución de edades del país.

“Nos da curiosidad saber qué es lo que impulsa eso”, dijo Farida Ahmad, investigadora principal del informe. Las cifras concretas se presentarán en diciembre.

En términos generales, la tasa de mortalidad de enfermedad cardíaca no cambió: 167.1 muertes por cada cien mil personas en 2015 comparadas con 166.7 en 2014. La tasa de mortalidad por ataque cerebral aumentó de 36.4 en 2014 a 37.4 en 2015.

Ahmad y sus colegas quieren saber si la tasa de mortalidad por enfermedad cardíaca ha ocasionado el aumento en el índice de mortalidad, debido a que esta ya no compensa otras causas de muerte que se han incrementado, según los informes. Es la primera vez desde 1993 que la tasa de mortalidad por enfermedad cardíaca no ha bajado, dijo.

A pesar de que puede ser muy pronto para alarmarse por la falta de progreso en cuanto a las muertes por enfermedad cardíaca, las cifras podrían indicar que los logros significativos en la reducción de enfermedad cardíacas en los últimos cincuenta años por fin se han estancado, comenta el doctor Joseph A. Hill, M.D., Ph.D., y jefe de cardiología del UT Southwestern Medical Center en Dallas.

Hill también mencionó que los avances en fármacos y tecnología, tales como las estatinas que reducen el colesterol y las endoprótesis (stents, su nombre en inglés) que abren las arterias, han permitido que las personas vivan más tiempo. Sin embargo, agregó que muchos aún viven con insuficiencia cardíaca, creando nuevos retos para los médicos que enfrentan el aumento en las tasas de obesidad y diabetes.

“El panorama de enfermedad cardíaca está cambiando”, dijo Hill.

De las otras causas de muertes en el informe, cabe notar que disminuyeron las tasas de mortalidad por cáncer y VIH, aunque que se reportan aumentos en las tasas de mortalidad de la enfermedad Alzheimer’s, las sobredosis por fármacos y los suicidios.

En cuanto a las condiciones que pueden conllevar a enfermedad cardiovascular, las tasas de mortalidad por diabetes en 2014 y 2015 fueron similares pero las muertes por presión arterial alta aumentaron un poco.

Para calcular las estadísticas, los investigadores usaron información proveniente de certificados de defunción a nivel nacional.