Por AMERICAN HEART ASSOCIATION NEWS

SPANISH 0826-Feature-LIW-Challenge_Blog

Read in English

Que sea divertido, que sea divertido, que sea divertido.

Esta es la recomendación que la dietista Candace Johnson hace a los papás para que sus hijos hagan ejercicio y coman sus arvejas y zanahorias. Pero la clave es hacer esos cambios en familia, dijo.

En la clínica Cardiometabolic Assessment, Research and Education Clinic en el Phoenix Children’s Hospital, Johnson usa una estrategia centrada en la familia. Muchos de los niños que ve Johnson en la clínica tienen sobrepeso o padecen de obesidad, y pueden ser prediabéticos y tener colesterol alto.

Johnson habló hace poco con American Heart Association News sobre qué pueden hacer las familias para que todos sus miembros, en conjunto, mejoren su salud.

¿Qué pueden hacer los papás para ayudar a sus familias a comer más saludablemente?

Que sea divertido, y que participen todos. Hagan un plan de comida para la semana y pida a cada persona escoger la verdura que quiere a comer y cómo la quiere preparar. Los papás pueden usar lo que saben sobre los granos enteros, las carnes bajas en grasa, y las frutas y verduras para ayudar a los niños a escoger lo que quieren comer. Y dejen a los niños escoger las frutas para la ensalada de frutas.

¿Qué consejos tiene para que los niños melindrosos prueben alimentos nuevos?

 Llévenlos al supermercado para que participen en el proceso de llenar la carreta con alimentos saludables. Y después, que ayuden en la cocina a preparar esos alimentos.

Sé que suena como mucho trabajo, y que el viaje al supermercado y la cocinada tomarán más tiempo, pero cuando los niños participan es más probable que prueben cosas nuevas.

Y luego, por ejemplo, si su hijo dice que no quiere zanahorias crudas, sugiera otras ideas, como zanahorias asadas o al vapor.

¿Cómo pueden los padres incorporar ejercicio en la rutina de la familia?

Escojan algunas actividades que disfruten ustedes y sus hijos—como montar bicicleta en el parque, jugar al fútbol o baloncesto. Y luego programen un momento cada semana para hacer esas cosas. Quizás sea una media hora después de la cena y una hora por la mañana los fines de semana.

Forme el hábito en su familia, que esto sea algo que todos vamos hacer.

¿Por qué es importante que las familias trabajen juntas para ser saludables?

Si la familia entera no hace los cambios, la persona que está tratando de cambiar su estilo de vida puede sentir que comer saludablemente y hacer ejercicio son castigos.

Pero si uno tiene el apoyo de su familia, no está solo. Hacer cambios tiende a ser más fácil cuando las personas alrededor de uno también están tomando decisiones saludables.