Por AMERICAN HEART ASSOCIATION NEWS

Los gemelos Roberto (izquierda) y Luis Hernandez se apoyan para mantenerse saludables. Los hermanos de 38 años participan en triatlones y media maratones. (Foto cortesía de Roberto y Luis Hernandez)

Los gemelos Roberto (izquierda) y Luis Hernandez se apoyan para mantenerse saludables. Los hermanos de 38 años participan en triatlones y media maratones. (Foto cortesía de Roberto y Luis Hernandez)

Read in English

Luis y Roberto Hernandez perdieron decenas de libras juntos cuando fueron concursantes en la serie “The Biggest Loser.” Hoy, siguen esforzándose juntos para seguir encarrilados.

Son, uno para el otro, sus más alentadores seguidores. También se confrontan cuando no comen bien o no hacen ejercicio.

“Sabemos por lo que hemos pasado”, dijo Luis. “Hemos batallado con nuestro peso desde que éramos niños”.

Han logrado mucho en los últimos dos años.

Hace un par de años, los hermanos de 38 años de Cicero, Illinois pesaba cada uno más de 300 libras. Sabían que su soprepeso afectaba su salud, pero luchaban en vano para quitarse las libras que tenían de más. Probaron muchas dietas, pero ninguna realmente les ayudó.

Los maestros de educación física dijeron que se sentían como farsantes al decirles a sus alumnos que comieran sano y que hicieran ejercicio. Se usaban como ejemplo, y les advertían a los niños que si no cuidaban su salud, pararían como ellos – obesos y con problemas graves de salud.

Eventualmente, llegaron a un momento decisivo. Los hermanos determinaron que cumplirían con lo que predicaban. Sabían que necesitaban un reto, y Luis sugirió que probaran su suerte con la serie “The Biggest Loser” de la cadena NBC.

“No fue por el dinero”, dijo Luis, quien con su hermano también da clases de salud en una secundaria en la ciudad donde se criaron. “Fue más por nuestra salud y que nuestra salud volviera a estar donde sentíamos que tenía que estar para nuestros hijos y nuestra familia”.

Roberto perdió 160 libras y ganó el premio mayor de $250.000. Luis perdió 139 libras y se ganó un premio de $100.000.

Desde que participaron en la serie en el otoño de 2015, Luis y Roberto dijeron que se han esforzado mucho por comer comidas nutritivas y mantener su peso.

Su perserverancia ha tenido recompensas. Han completado carreras de cinco kilómetros, medio maratones y triatlones. El domingo participarán en la Bank of America Chicago Marathon.

Los gemelos han sido atletas desde niños, pero también dijeron que siempre han tenido un buen diente. Recordaron que cuando eran niños tenían una dieta terrible, de muchas comidas fritas, tortillas y sodas. Las frutas y las verduras no eran alimentos esenciales en su hogar.

Los maestros de educación física Luis (izquierda) y Roberto Hernandez perder más de 150 libras en “The Biggest Loser”. (Foto cortesía de Roberto y Luis Hernandez)

Los maestros de educación física Luis (izquierda) y Roberto Hernandez perder más de 150 libras en “The Biggest Loser”. (Foto cortesía de Roberto y Luis Hernandez)

Los hermanos dicen que están conscientes que son adictos a la comida, y que toman más consciencia de cuanto comen. Sus esposas les cocinan versiones saludables de carne con chile y otros platillos mexicanos de su niñez.

Los gemelos dicen que hornean los platillos de carne de res, pollo y de otras carnes, y comen verduras con cada comida. Preparar las comidas con días de antelación les ayuda a mantener su dieta saludable.

Pero se permiten un gusto de vez en cuando.

“No le voy a mentir”, djio Roberto. “Somos mexicanos y nos gusta el pozole como prepara mamá el pozole”.

Luis y Roberto también le hicieron cambios a las dietas de sus hijos, y no les permiten comer tanta comida chatarra. Los niños ahora quieren comer comidas saludables como sus papás.

Los hermanos han sido, uno para el otro, sus más fuertes aficionados aún cuando algunos familiares no apoyaban sus nuevos hábitos. Por ejemplo, Roberto dice que sus padres al principio no aceptaban sus nuevos hábitos alimenticios. Hoy, cuando comen juntos, ya no les instan a que se repitan.

Los gemelos dicen que su dedicación ha motivado a un hermano mayor a ponerse en forma. Ha perdido más de 20 libras.

Para quienes batallan con perder peso, Luis habla sin pelos en la lengua. Advierte que es mucho más fácil perder peso que mantenerlo.

Roberto también dijo que la experiencia no sería fácil, pero agregó que las personas que quieran perder peso deben fijar metas que son aptas para ellos.

Y dijo que es importante recordar que “no se trata de contar cuantas veces te caes. Lo que cuenta es cuantas veces te levantas”.