Por AMERICAN HEART ASSOCIATION NEWS

SPANISHheartfailuredrugs

Read in English

Según el primer reporte científico de la American Heart Association sobre cómo evitar las interacciones entre fármacos o entre fármacos y condiciones de salud, para personas con insuficiencia cardíaca, los medicamentos y suplementos nutricionales de uso generalizado pueden causar o empeorar la insuficiencia cardíca.

El informe da información extensa sobre los fármacos y los remedios naturales que pueden conllevar consecuencias accidentales graves para pacientes con insuficiencia cardíaca.

Pacientes con insuficiencia cardíaca tienen en promedio cinco o más condiciones de salud individuales, y toman a diario siete o más medicamentos recetados, que con frecuencia son recetados por prestadores de atención médica.

“Ya que muchos de los fármacos que toman los pacientes con insuficiencia cardíaca se recetan para condiciones como el cáncer, condiciones neurológicas o infecciones, es crítico pero difícil para los prestadores de atención médica el reconciliar si un medicamento interactúa con los fármacos para la insuficiencia cardíaca o si empeora la insuficiencia cardíaca”, dijo Robert L. Page II, Pharm.D., presidente del comité de redacción del nuevo informe publicado en julio en Circulation, la revista científica de la AHA.

En cada consulta, los prestadores de atención médica deben de hablar con sus pacientes con insuficiencia cardíaca sobre todos los medicamentos recetados y medicamentos sin receta que toman, así como los suplementos nutricionales y hierbas, recomendó Page.

Los fármacos anti-inflamatorios, sin esteroides, incluídos los medicamentos para el dolor como el ibuprofeno, pueden causar o empeorar la insuficiencia cardíaca porque pueden provocar la retención de sodio y líquido, y causar que las medicinas diuréticas sean menos efectivas.

Las medicinas sin receta para la acidez estomacal y los remedios para el catarro pueden también contener cantidades significativas de sodio, cuya ingestión se limita, por lo general, en pacientes con insuficiencia cardíaca.

“A los pacientes se les ha enseñado leer las etiquetas de alimentos en cuanto al contenido de sodio, pero también necesitan leer las etiquetas de medicamentos sin recetas y suplementos naturales”, agregó Page, quien también es profesor en el departamento de farmacia clínica y el departamento de medicina física y rehabilitación en la Facultad Skaggs de Farmacia y Ciencias Farmacéuticas del Anschutz Medical Campus de la Universidad de Colorado, en Aurora, Colorado.

Muchos de los suplementos en las medicinas complementarias y alternativas pueden ser peligrosos para personas con insuficiencia cardíaca, incluídos los productos que contienen efedra (que sube la presión) y otros, como la hierba de San Juan, el ginseng, el espino, el compuesto Dan Shen y el té verde, que interfieren con por lo menos un medicamento para tratar la insuficiencia cardíaca.

El informe también señala que los suplementos nutricionales, las hierbas y otros remedios “naturales” no se deben usar para tratar o controlar los síntomas de la insuficiencia cardíaca.

“Mantenga una lista de todos sus medicamentos y las dosificaciones para mostrarlas en cada visita, y consulte con el prestador de atención médica que le trata su insuficiencia cardíaca antes de dejar de tomar o empezar a tomar cualquier medicamento”, sugirió Page. “De ser posible, debe haber un ‘capitán’ a cargo de sus medicamentos. Esta persona puede ser un médico, un enfermero especializado, un enfermero o un farmacéutico que controla su insuficiencia cardíaca”.

Según el informe, los medicamentos pueden generar problemas porque:

  • Pueden ser tóxicos para las células de los músculos del corazón o cambiar cómo se contrae el músculo cardíaco.
  • Pueden interactuar con medicinas para la insuficiencia cardíaca de manera que se pierden los beneficios de ellas.
  • Pueden contener más sodio de lo recomendado para pacientes con insuficiencia cardíaca.

“Tengo la esperanza de que este informe lo usarán prestadores de atención médica en todas las especialidades médicas para educarse sobre los fármacos que pueden agravar o causar insuficiencia cardíaca”, concluyó Page.