Por AMERICAN HEART ASSOCIATION NEWS

SPANISH 0802-Feature-diabetes surgery_WP

Read in English

Las pautas recientes que recomiendan la cirugía bariátrica para personas obesas con diabetes tipo dos pueden convencer a más aseguradoras a dar luz verde para el procedimiento.

“Creo que estas pautas animarán a las aseguradoras a ofrecer cobertura para este tipo de cirugía para ciertos pacientes diabéticos que están teniendo tantos problemas para mantener sus niveles de azúcar”, dijo Timothy J. Gardner, director médico para el Centro de salud cardíaca y vascular del Sistema de Salud Christiana Care en Delaware.

“Las aseguradoras tienden a valerse de la evidencia, y este grupo de expertos proporcionó mucha evidencia realmente importante”, dijo.

En una declaración conjunta apoyada por cuarenta y cinco organizaciones profesionales internacionales, investigadores y profesionales clínicos, instaron a los médicos a que recomendaran cirugía bariátrica como una opción para ciertas personas obesas con diabetes que no han respondido a tratamiento convencional. La American Heart Association no participó en el desarrollo del consenso o el algoritmo de tratamiento.

El artículo, titulado Metabolic Surgery in the Treatment Algorithm for Type 2 Diabetes: A Joint Statement by International Diabetes Organizations (Cirugía metabólica en el algoritmo de tratamiento para diabetes tipo dos: una declaración conjunta por organizaciones internacionales de diabetes), se publicó el veinticuatro de mayo en la revista científica Diabetes Care.

“Sospecho que la cobertura de seguro se ampliará para cubrir las cirugías como recomiendan ahora las pautas… pero necesitamos más información sobre la relación costo-eficacia”, dijo el doctor Francisco Lopez-Jimenez, quien estudia obesidad y enfermedad cardiovascular en la Clínica Mayo. “La mayoría del análisis económico que tenemos sobre la cirugía bariátrica se fundamenta en datos de los años noventa y los principios de los años dos mil, de pacientes que tienen índices de masa corporal muy altos”.

En el pasado, la cirugía bariátrica se recomendaba únicamente para pacientes con diabetes y un índice de masa corporal (IMC) de más de cuarenta.

“Estos son pacientes que están extremadamente sobrepeso, y que llegan a un punto en que les es casi imposible perder peso y mantener el peso a raya por otros medios”, comentó Lopez-Jimenez.

Pero las nuevas pautas dicen que la cirugía se debe considerar también para algunas personas diabéticas que sufren de obesidad moderada y tienen un índice de masa corporal entre treinta y cuarenta.

“Estas pautas realmente amplían la pregunta sobre qué pacientes podrían beneficiarse de la cirugía”, dijo Lopez-Jimenez, quien revisó la declaración conjunta con Gardner. “Hoy, uno ve muy pocos pacientes con índices de masa corporal de menos de cuarenta haciéndose la cirugía. Pero con nuevas técnicas que son menos agresivas y menos intrusas, la cirugía quizás pueda realmente ayudar a pacientes con un IMC entre treinta y treinta y cinco.”

Además de ampliar el criterio para los pacientes que deben ser considerados para la cirugía, las nuevas pautas limitaron los tipos de cirugías que se recomiendan.

“Algunos de los procedimientos quirúrgicos bariátricos ‘metabólicos’ más complicados son mejores para tratar pacientes con diabetes descontrolada”, dijo Gardner. “Otros procedimientos que se usan habitualmente para la pérdida de peso, como la cirugía Lap-Band, no se aconsejaban para pacientes diabéticos porque no abordaban el problema metabólico –el problema de la glucosa—que existe para los diabéticos”.

La declaración concluyó que, a pesar de las nuevas recomendaciones, “se necesitan estudios adicionales para demonstrar aún más los beneficios a largo plazo”.

“Necesitamos investigación fundamentada en la vida real sobre la seguridad y la efectividad de las cirugías”, agregó Lopez-Jimenez. “Necesitamos estudios a largo plazo de hospitales comunitarios que hacen las cirugías”.

Gardner concordó, y dijo que “es muy importante que se dé seguimiento muy cuidadoso a los pacientes por cinco años o más, para asegurar que no tengan problemas inesperados … una cosa es ayudar a un paciente muy obeso que pesa cuatrocientas libras a perder cien o ciento cincuenta libras, pero queda por verse cómo le irá al paciente”.

Lopez-Jimenez recalcó que la cirugía bariátrica no es una cura milagro para el creciente número de casos de diabetes tipo dos por motivos de obesidad.

“Esto no se debe tratar como una solución rápida para poder comer lo que quiera y no hacer ejercicio”, dijo. “Estas pautas no reemplazan un estilo de vida saludable … la cirugía se recomienda siempre y cuando se han hecho esfuerzos auténticos para usar programas de pérdida de peso. Solo se utiliza cuando las opciones de estilo de vida y terapia médica óptima han fracasado”.

Aun así, Gardner dijo que los cambios en las pautas podrían cambiar la mentalidad de tanto doctores como pacientes que han agotado otras opciones.

“Los pacientes deben considerar la cirugía como una opción real, en lugar de algo que todavía es teórico”, dijo Gardner. “La comunidad médica tiende a ser bastante conservadora en cuanto a realizar una cirugía que tiene un riesgo de complicaciones. Pero creo que esta validación científica animará a muchos doctores a entender los beneficios de este tipo de cirugía y considerarla como una manera válida para ayudar a pacientes con obesidad severa y diabetes severa”.