Por AMERICAN HEART ASSOCIATION NEWS

Read in English

Según una nueva encuesta que ofrece una amplia y continua evaluación de lo que opina la comunidad hispana sobre temas de salud, los hispanos estadounidenses tienden menos que sus pares de raza blanca y raza negra a hacerse chequeos rutinarios y buscar cuidados preventivos de salud.

La encuesta Américas Saludables, cuyos resultados se divulgaron el martes por la Alianza Nacional para la Salud de los Hispanos y la Universidad del Sur de California, muestra que 68 % de personas de raza negra están muy pendientes de hacerse chequeos rutinarios y buscar cuidados de salud preventivos, a comparación con 60 % de personas de raza blanca y 55 % de hispanos.

“Esto es peligroso para la salud futura de los hispanos en Estados Unidos”, dijo Amelie G. Ramirez, Dr.P.H., una investigadora de disparidades de salud del Centro de Ciencia de la Salud de UT en San Antonio, Texas. “Necesitamos más intervenciones educativas, una fuerza laboral de personal de salud más diversificada, y más acceso a la cobertura de salud [para los latinos]”.

Según los resultados de la encuesta, a comparación con sus pares de raza negra y los de raza blanca, los hispanos estadounidenses tendían más a decir que no tenían control significativo sobre su salud, aunque el reporte no explica por qué.

Jane L. Delgado, Ph.D., presidenta y directora general de la Alianza Nacional para la Salud de los Hispanos, cuya sede está en Washington, D.C., dijo que ella espera que las autoridades de salud pública presten atención a los hallazgos de la encuesta porque “las personas están haciendo lo que pueden para mantenerse saludable, pero necesitan su ayuda”.

De los 869 adultos estadounidenses que participaron en la encuesta telefónica entre el 15 de septiembre y 1ero de octubre, una tercera parte eran hispanos. Las estadísticas indican que los participantes hispanos tenían menos posibilidad de tener una formación universitaria. Aproximadamente una cuarta parte dijo que tenía un ingreso de más de $50,000 al año, a comparación con 47 % de personas de raza negra y 30 % de personas de raza blanca.

Las preguntas de la encuestan abarcaron una variedad de temas de salud, incluso nutrición, salud personal y salud comunitaria.

Al evaluar los hábitos de estilo de vida, los estadounidenses de raza negra tendían más a decir que hacían un esfuerzo significativo para mantener o mejorar su estado de salud — 79 % — a comparación con 69 % de hispanos y personas de raza blanca.

A comparación con sus pares de raza blanca, los estadounidenses hispanos y los de raza negra tenían más probabilidades de decir que trataban de limitar las porciones de comida y que hacían un gran esfuerzo por tener o mantener un peso saludable.

Sin embargo, la mayoría de los participantes dijeron que consumían menos de las cinco porciones diarias de frutas y verduras que se recomiendan. Los hispanos tenían más probabilidades de decir que en el transcurso del último año, no pudieron comprar frutas y verduras por el costo de estos productos.

En cuanto a cuidados de salud, pocos hispanos pensaban que el acceso a servicios de cuidados de salud asequibles tenía un impacto significativo en la salud: 67 % a comparación con más de tres cuartas partes de los participantes de raza blanca y de raza negra.

Considerando que las proyecciones de la Oficina del Censo indican que para 2060 los hispanos representarán más de una cuarta parte de la población estadounidense, la nueva encuesta proporciona perspectivas importantes sobre el grupo étnico más grande del país, dijo Eduardo Sanchez, M.D., director médico de prevención para la American Heart Association.

Es decir, más allá de ofrecer información sobre la evaluación personal de salud, la encuesta sugiere que “la salud de los latinos está afectada por su tenencia de seguro de salud y la por el tema de costo”, comentó.

De hecho, a comparación con los hispanos sin  seguro médico, los hispanos que sí lo tienen tienen más probabilidad de decir que gozan de muy buena o excelente salud — 53 % a comparación con 37 %. Además, los participantes hispanos y de raza negra tenían mucha más probabilidad de decir que no compraron medicinas que se recetaron o que no se atendieron con un médico por motivos de costo.

Las cifras también muestran que la mayoría de los participantes dijeron que el gobierno debe hacer más por ayudar a las personas a tener una mejor salud — aun cuando le represente un costo mayor a los contribuyentes.

Los resultados muestran que los hispanos-estadounidenses tenían mucha más probabilidad de apoyar la tasación de bebidas con azúcar agregada. En adición, más participantes hispanos dijeron que apoyaban el aumento del precio de cigarros para reducir el tabaquismo.

La encuesta fue patrocinada en parte por la Fundación Robert Wood Johnson  y la Fundación de la Salud de las Américas.

Si tiene preguntas o comentarios sobre este artículo, por favor envíe un correo a editor@heart.org.