Por AMERICAN HEART ASSOCIATION NEWS

Fotos de Emma Torres y su familia

Read in English

El parto del primer hijo de Kacie y Alejandro Torres fue duro, y esperaban entusiasmados uno más fácil con su segundo hijo, otra niña.

Pero cuando vio a Emma, la madre de veinte y cuatro años supo que algo andaba mal. El personal médico gritaba que la recién nacida necesitaba compresiones en el pecho.

“Empecé a descontrolarme”, dijo Kacie, quien fue repostera antes de dejar de trabajar para dedicarse a sus tres hijos en Corona, California.

Los estudios mostraron que Emma tenía un defecto en el corazón. El personal inmediatamente trasladó a la niña al Children’s Hospital Los Angeles, a una hora de distancia, para que le hicieran una operación de corazón abierto.

Emma había nacido con drenaje venoso pulmonar anómalo total, un defecto caracterizado por la conexión incorrecta de las venas que transportan la sangre rica en oxígeno de los pulmones al corazón. La sangre regresa por el lado incorrecto del corazón, y si no se corrige el problema, los órganos dejan de funcionar por falta de oxígeno.

Emma pasó aproximadamente una semana después de la cirugía conectada a una máquina que le ayudaba a respirar y bombear la sangre por su cuerpo.

Su relato de resiliencia es notable porque ella estaba “tan al borde de la muerte como se puede estar”, dijo John-Charles A. Loo, M.D., el cardiólogo pediatra de Emma en Kaiser Permanente.

Hoy, la bebita que los médicos no esperaban que sobreviviera es una niña de cuatro años saludable y platicadora.

“Es la payasa de los hermanos”, dijo Kacie.

A Emma le gusta juguetear con su hermana Gabby, de seis años, y su hermano Eli, de un año. Disfruta bailar, cantar y disfrazarse de sus personajes favoritos de Disney.

“Hace todo lo que debe hacer una niña de su edad”, dijo Alejandro, de treinta y tres años de edad y maestro de matemática de escuela secundaria .

La familia apodó la cicatriz que tiene en el pecho: la cicatriz zíper.

En una entrevista por Skype desde su casa, Emma chillaba de risa al pasar las páginas de un álbum de fotos que le tomaron durante sus primeros días de vida.

“¿Qué es eso en mi cabeza?” le preguntó a su mamá.

Fuente: Familia, American Heart Association News

Kacie y Alejandro no estaban seguros que Emma podría superar la operación y admiten que al principio, no quisieron apegarse mucho a la niña. Por varias semanas, no pudieron ni cargarla.

“Esos fueron unos momentos muy difíciles”, recordó Kacie.

La experiencia le enseñó a Alejandro a no preocuparse por lo que no podía controlar y a aceptar que él no podía ser el papá y esposo “quien compone todo”.

En una situación como esa, dijo, “lo más que puede hacer uno es apoyar a su familia”.

Emma está bien, pero la preocupación por su salud no está muy lejos de las mentes de la pareja. Hacen ejercicio y comen saludablemente para mantener sanos a sí mismos y a sus hijos .

La hermana mayor de Kacie, Kendall Eliason, siente un cariño especial por su sobrina, a quien apodó “Bebé Milagro”.”

“Es muy parecida a Kacie, llena de espíritu y un poco loca”, dijo Eliason. “Está siempre tan contenta, y es algo fabuloso  verla desarrollarse y convertirse en la niña que es”.

Alejandro documentó los primeros días de la vida de Emma y el mensaje que nos deja su vídeo lo dice todo:  la aventura que es la vida de Emma continúa.

Nota del Editor: A este artículo se le hicieron dos correcciones el primero de julio de 2016. Se reemplazó primer por primero y se reemplazó convertirse por convertir.